SALUD CUÁNTICA: TODO ES RELATIVO

Admin/ octubre 9, 2021/ Mensajes positivos

Aunque parezca propio de una película de ciencia-ficción, lo cierto es que los hallazgos de la Física Cuántica superan el ámbito estrictamente científico y nos llevan a una comprensión más profunda del ser humano, de su dimensión energética y de su ilimitada capacidad para sanar cuerpo y mente. La ciencia en estado puro tiende un puente hacia la espiritualidad que, una vez atravesado, difícilmente tendrá marcha atrás.

¿QUÉ ES LA FÍSICA CUÁNTICA?

La Física (o Mecánica) «Cuántica» es la ciencia de lo muy pequeño: el átomo y sus partículas elementales, es decir, es la ciencia del mundo atómico y subatómico, que como veremos, presenta unos comportamientos «desquiciantes» desde el punto de vista tradicional. Hasta la llegada de la cuántica el mundo había sido un todo perfectamente ordenado y predecible; un complicado mecanismo donde cada pieza se comportaba como se esperaba de ella, sin ambigüedades posibles.

En el ámbito de la salud, parecía que también estaba todo dicho: el cuerpo humano no era más que una máquina gobernada por el cerebro y en caso de enfermedad no había más que extirpar la parte dañada o suministrar drogas que eliminasen los síntomas de la enfermedad. Sin embargo, aunque en el campo de la ciencia física se dio un salto de gigante con la Cuántica, en la Medicina predomina, aún hoy, la visión mecanicista del ser humano… Pero vayamos por partes: para valorar realmente las posibilidades que la Fí-sica Cuántica puede brindarnos, veamos qué dice respecto al mundo que nos rodea.

UN MISTERIO: “AHORA ESTÁ, AHORA NO ESTÁ”

Con Planck se soluciona este imposible: el físico plantea que la energía no sería, como hasta entonces se había pensado, como el chorro de agua que sale de una manguera, sino más bien como un chorro de pelotas lanzado por una máquina en un campo de tenis. Y, además, esas pelotas (los «quanta») serían cada vez de mayor tamaño, conforme fueran del color infrarrojo al ultravioleta, de forma que a más tamaño (o sea, mayor vibración) más energía… La relación entre frecuencia y energía viene dada por un número: la constante de PlancK (h = 6.62 x 10-27), que señala los pequeñísimos «saltos» que da la energía para pasar de un estado a otro y que acaba con el «desastre ultravioleta» que comentábamos más arriba, ya que demuestra que la energía no puede aumentar hasta el infinito. Contra toda «lógica humana», por cierto, ya que, según la constante de Planck, la energía «ahora está, ahora no está»: no pasa nunca por estadios intermedios, sino siempre de h en h… ¿No decían los místicos cristianos que precisamente así se desplazan los ángeles…? Con Planck se inicia la Física Cuántica y, como vemos, las primeras complicaciones con la razón.

Fuente: SALUD INTEGRAL

NAMASTE

Compartir esta entrada